Prácticas de Innovación

Prácticas de Innovación

Es común que, al momento de hablar de innovación, la mayoría de empresas y emprendimientos diseñen sus estrategias alrededor de mejorar de cierta manera sus productos o servicios, o interpreten la innovación como un sinónimo de mejorar su tecnología, cosa que se ve claramente reflejada en empresas que tienen como parte de su plana organizacional el rol de “Gerente de Innovación y Tecnología”.

Lo que empresas como Salesforce, Apple, Amazon, Google, Tesla y Netflix tienen en común, y por lo que son constantemente usados como ejemplos de innovación a nivel mundial, es que tienen la innovación como eje fundamental de su modelo de negocios. Para ellas, innovar no es una práctica esporádica, ni un ejercicio exclusivo para el momento de crear nuevos productos, servicios o experiencias. Para estas empresas, la innovación es un estilo de trabajo, un estado de la mente.

¿Cómo podemos empezar a adoptar la innovación como eje y motor de nuestros negocios? Les dejo 3 prácticas que los encaminarán a conseguir este objetivo:

1. Revisen sus suposiciones

“No es lo que no sabes lo que te mete en problemas. Es lo que piensas que sabes con certeza” – Mark Twain

Múltiples estudios demuestran que al cerebro le encantan los patrones y que trata siempre de buscarlos incluso donde no existen, por tanto, es naturaleza humana asumir las cosas para completar los pedazos de información que necesitamos para resolver un desafío. Sin embargo, el pensamiento creativo y la innovación requieren que rompamos este esquema para poder encontrar soluciones disruptivas, diferentes a las respuestas clásicas de todos los días.

Cuentan que Henry Ford tenía una particular forma de contratar a sus colaboradores. Cada vez que necesitaba entrevistar a alguien, lo citaba en su restaurante favorito a comer sopa, y esperaba a ver si esta persona echaba sal y pimienta al plato antes de probarlo. De ser el caso, terminaba inmediatamente la entrevista. Si alguien asumía que un plato de sopa no estaba suficientemente bien preparado sin antes probarlo, ¿qué podía esperar de asunciones relevantes en su industria?

Mucho de lo que conocemos ahora en cualquier ramo se debe a que alguien tuvo el coraje de ir en contra de la corriente y preguntarse si hay una diferente perspectiva que no ha sido tomada en cuenta. Uno de los ejemplos clásicos más ilustrativos de esto es como Nicolás Copérnico cuestionó la suposición de siglos de astrónomos que asumían que todos los objetos celestes giraban alrededor de la Tierra. En un ejemplo más moderno tomemos Southwest Airlines o las aerolíneas de bajo costo. Antes de ellas, todas las operadoras aéreas asumían que los pasajeros requerían y exigían ciertas prestaciones como asignar asientos, que se impriman los boletos en el counter, que se les sirva algo de tomar y comer de cortesía en el vuelo. Southwest, RyanAir, y este primer grupo de empresas desafío estas suposiciones y se volvieron negocios rentables alrededor de brindar pasajes a bajo costo sin mayores prestaciones.

2. Cuestionen todo y rompan las reglas

La primera vez que uno maneja en Estados Unidos, resulta curioso el poder virar hacia la derecha cuando el semáforo está en rojo. No porque esto no tenga sentido, sino porque en muchos de nuestros países, esa alternativa, no solo no es una práctica normal, sino que es penada por la ley y castigada con sanciones económicas o puntos en la licencia. Estados Unidos, sin embargo, le da el poder de decisión al conductor, confía en su criterio y lo empodera para tomar acción. ¿Cuántas cosas en nuestras organizaciones están atadas a reglas que tranquilamente podrían quedar a criterio de nuestros colaboradores si confiáramos en que ellos pueden tomar las decisiones apropiadas para hacerlo?

En el mundo del software, ya varias décadas atrás, el código de los programas de computación era de acceso exclusivo para un reducido grupo de desarrolladores y guardado con extremo celo. A finales de 1980, Linus Torvald, decidió irse contra las reglas establecidas y creó Linux, un sistema operativo de código abierto en la que cualquier persona podía meter mano al código para mejorarlo, naciendo así el concepto de open source, que revolucionó una industria y dio paso a una era de economías y esfuerzos colaborativos.

Hacerse las preguntas correctas es clave para obtener resultados diferentes a los habituales (como lo conversamos en esta entrada de nuestro blog), ya que nos permite re enmarcar la manera como nos aproximamos a los problemas y desafíos. Tomemos como ejemplo a Parker. En la década de los 90’s Parker perdió importante cuota del mercado ante sus competidores, y la pregunta sin respuesta qué constantemente el directorio se hacía era ¿Cómo podemos vender más esferos? Hasta que llegó una brillante Directora de Marketing que decidió cuestionar cuál era realmente el negocio en el que Parker se encontraba, y a pesar que la respuesta evidente parecía ser que la compañía estaba en el negocio de esferos fuente, ella decidió romper esta declaración escrita en piedra por parte de los directivos y adoptar otra perspectiva. Analizando los hábitos de compra de quienes adquirían esferos fuente, ella y su equipo lograron observar que normalmente las personas los compraban para regalárselo a un colaborador que se jubilaba, o a un hijo o sobrino que acababa de graduarse. Así que el negocio de Parker en realidad no es estrictamente el de los esferos, sino más bien, el de los regalos corporativos y de ocasiones especiales. Esta alucinante perspectiva cambia radicalmente la concepción de las estrategias para mejorar ventas y market share. Así, Parker incorporó detalles de lujo, grabados y puso mayor cuidado y esfuerzo en la caja del esfero y se posicionó nuevamente en los primeros lugares de su industria.

3. Adopten otro punto de vista

“Siempre hay una mejor manera de hacer las cosas – encuéntrala” – Thomas Edison

Cuando todo el mundo mira los problemas desde un determinado ángulo, las personas más innovadoras procuran explorar el problema desde perspectivas diferentes. Hay una expresión en inglés que calza de maravilla y es “there’s more than one way to skin a cat” que me parece en español para bien o para mal tiene su correspondiente en “hay muchos caminos para llegar a Roma”. Dicho como sea, el espíritu es el mismo, casi nunca hay una sola perspectiva, una sola solución, un solo camino.

En las olimpiadas de México 68, el atleta norteamericano Dick Fosbury fue la primera persona en aproximarse al salto alto desde una perspectiva diferente. Hasta entonces todos los competidores saltaban hacia adelante realizando un giro alrededor de su abdomen, Fosbury, por otra parte, decidió saltar de espaldas, arqueando hacia atrás su cuerpo e imponiendo el estilo que ahora predomina y es estándar en esa disciplina. Literal cambio de perspectiva.

Hasta mediados de la década de los 50’s, en Reino Unido solo existía la BBC. En este periodo el gobierno decidió subastar frecuencias de televisión para dar paso a más cadenas. Como es sabido, la mayor fuente de ingresos de los canales de tv son las pautas comerciales, por ende, la mayoría de aspirantes en esta subasta se volcaron por las zonas más adineradas de Gran Bretaña, ya que el precio por pauta que podían cobrar era considerablemente mayor… en teoría. Sidney Bernstein, legendario hombre de negocios de la época, decidió subastar desde una perspectiva diferente, y mientras la gran mayoría pujaba por las zonas más ricas del país, él compró sin mayor competencia y a muy bajo costo frecuencias para las zonas con más precipitación del país. ¿Su punto de vista? “Los ricos pasan sus tardes paseando sus perros en el parque y sus noches en cenas con otros ricos, mientras que en las zonas de más lluvia, las personas quieran o no, deben refugiarse en sus casas normalmente viendo TV”. ¡Brillante!

Hacer de la innovación una práctica diaria en nuestra cultura laboral y personal es todo un reto que nos obliga a mantenernos atentos a todo momento para no caer en el facilismo de pensar en automático, pero con el tiempo, se vuelve parte de nosotros y aunque no necesariamente nos lleve a crear el próximo iphone o el siguiente unicornio, definitivamente nos catapultará a los primeros lugares de nuestra industria y nos permitirá crear más valor para nuestros clientes, consumidores y usuarios.

Leave a Reply

Your email address will not be published.