La necesidad de reinventarse

La necesidad de reinventarse

“Lo único constante es el cambio” (Heráclito), y el ritmo al cual cambian los intereses y tendencias de los mercados en la actualidad puede resultar vertiginoso y abrumador; más aún, desde el inicio de la era digital, la cual introdujo al tablero de juego nuevos modelos de negocio como streaming de contenido, economía compartida, crowdfunding, entre otros.

A inicios del nuevo milenio, luego de décadas de éxitos y crecimiento, la marca más grande en el mundo de los juguetes tambaleó. A pesar de su filosofía de calidad y de siempre mantenerse a la par con el mercado, Lego sufrió una caída en ventas que lo dejó al borde de la bancarrota. Las tendencias en la industria del entretenimiento habían cambiado hacia el mundo digital, y los juguetes clásicos perdieron abruptamente espacio entre los niños y jóvenes. La empresa tuvo que evolucionar con las tendencias del mercado y comprender que su negocio no era la venta de bloques plásticos para armar, sino que competía en la industria del entretenimiento. Lego se reinventó a sí misma, a su modelo de negocio y a su industria, y, sin dejar atrás su esencia, incursionaron en el mundo de la televisión, el cine y los videojuegos creando conexiones emocionales con sus consumidores, lo que le permitió volver con fuerza al mercado y ser hoy por hoy una de las marcas más reconocidas del mundo y una de las compañías mejor posicionadas dentro y fuera de su industria.

Diez años más tarde, otro gigante de la industria del entretenimiento presentaba su declaración de bancarrota. Tras 25 años en el mercado, con más de 9.000 establecimientos alrededor del mundo y millones de dólares en ventas, Blockbuster no tuvo más opción que cerrar sus puertas. Manteniéndose firme en su modelo de negocio, la empresa se negó a ser parte de los nacientes servicios de video bajo demanda, a tal punto que rechazó la oferta de comprar Netflix cuando estos apenas empezaban a incursionar en este mercado. El resto es historia.

Mientras que empresas como Blockbuster, Kodak, MySpace, Xerox, AOL, Motorola o Blackberry, fueron víctimas de sus propios modelos de negocio y fallaron en reinventarse a sí mismos, compañías como Lego, Netflix, Apple, Western Union, National Geographic o IBM, entendieron la importancia de no enamorarse de sus productos, sino de su esencia, y se han mantenido en constante reinvención, y por ende, en la vanguardia y liderazgo de sus respectivas industrias.

Nuevas tendencias, nuevas tecnologías y nuevos comportamientos de los consumidores,  requerirán una reinvención del modelo de negocios de nuestras empresas. Resiliencia y adaptabilidad son entonces requerimientos en las compañías del siglo 21, y en StrategyLab somos expertos en el desarrollo de modelos de negocio competitivos tal que permitan a las empresas conservar su esencia, manteniéndose a la vanguardia del dinámico y siempre cambiante mercado.

Leave a Reply

Your email address will not be published.