El camino de aprender

El camino de aprender

A todos nos han enseñado que para obtener lo que queremos es necesario perseguir nuestros sueños. ¿Es esto verdad? ¿Es necesario perseguir los sueños? ¿Atraparlos?

Yo, personalmente, estoy convencida que, en vez de perseguirlos es mucho más emocionante y desafiante, CONSTRUIRLOS.

Emprender no es fácil, lo digo por experiencia. Construir tu negocio, tu sueño, requiere de paciencia, convicción, fe; pero sobretodo de CORAJE.

Iniciar un emprendimiento es como jugar con legos: primero debemos tener una idea de que queremos construir, seleccionar las piezas correctas y las figuras que calcen y empaticen con nuestra idea, prototipar modelos, armarlos y desarmarlos una y otra vez hasta lograr obtener lo que queremos.

La idea, los planos y la construcción del mío empezaron hace 4 años. Con una mano adelante y la otra atrás, decidimos junto a mis socia y mejor amiga, abrir nuestra agencia de comunicación.

Con una idea clara de lo que queríamos, empezamos Sfera Comunicaciones, buscando factores que nos diferencien de la competencia, servicios que nos hagan captar clientes cuya necesidad era salir de lo tradicional. Con perseverancia, ganas, muchas discusiones (porque no siempre estamos de acuerdo la una con la otra), lo logramos.

En el año 2103 iniciamos nuestro negocio, sorprendentemente, nuestros clientes empezaron a ser empresas que anhelábamos tener en nuestro portafolio. Meses más tarde nos expandimos a las dos ciudades más grandes del país y desde hace un año, añadimos bloques a nuestro sueño, haciéndolo crecer y abriendo operaciones en Perú y Colombia.

Al principio no fue fácil y ahora tampoco lo es, pues con el paso de los días, buscas crecer más, expandirte, aumentar escalones, juntar más piezas, seguir creciendo, continuar construyendo y poniendo el corazón al sueño que un día decidiste empezar. Estoy segura que todo emprendimiento y también las grandes empresas atraviesan crisis, pues nosotros también pasamos por ella, hemos tenido ganas de botar la toalla cientos de veces, pero siempre hemos recordado el por qué empezamos y hemos buscado alternativas para seguir adelante, para reinventarnos. Cuatro años más tarde, seguimos al pie del cañón, obteniendo victorias.

Ahora, con las mismas ganas y tenacidad, empiezo junto a mi compañero de aventuras, la construcción de otro sueño; MasterMind, el lugar donde ayudaremos a muchos soñadores a potenciar sus emprendimientos, a guiarlos y capacitarlos para el éxito, pero sobre todo a darles herramientas para construir lo que anhelan lograr.

Emprender es aprender. En este hermoso y gratificante camino, no se deja de adquirir conocimientos; sin embargo, solo de nosotros depende el continuar armando los legos, juntando las piezas correctamente, para crecer y consolidar nuestros sueños

Leave a Reply

Your email address will not be published.